jueves, 29 de diciembre de 2011

El corporativismo de sus señorías


Los políticos han marcado otro gol a los periodistas. No me refiero a ninguno de esos partidos benéficos que se disputan por estas fechas, sino a lo que ha pasado en el Congreso de los Diputados después de que El Mundo publicase una foto del móvil de Rubalcaba. A partir de ahora, los fotoperiodistas tendrán que andar con cuidado para que sus señorías no se sientan atacadas por sus cámaras. De lo contrario, se les podrá retirar la acreditación de prensa durante un año, según han anunciado desde la Mesa del Congreso.
Acaba de empezar una nueva legislatura y algunos Diputados tienen muy claro cuáles son las necesidades prioritarias de España, aquéllas en las que hay que trabajar con urgencia. Por eso, en menos de una semana e incluso con varios días festivos de por medio, han solucionado "el incordio de los fotógrafos". Hasta les ha dado tiempo a solicitar y analizar un informe jurídico antes de tomar la decisión de amenazar a los informadores.
¿Es tan grave que El Mundo haya publicado esta foto? Creo que no. Puestos a exagerar, me parece más grave que Rubalcaba y "su círculo de informadores" dediquen su tiempo de trabajo a especular con quinielas de cargos en vez de preocuparse por los ciudadanos. Se puede juzgar la foto desde una óptica periodística, pero el Derecho no debería meterse en este asunto. Quizá no merezca una portada por su importancia menor, pero creo que la imagen sí tiene relevancia pública. Por ello, debería estar protegida por el derecho fundamental a la información recogido en la Constitución y no por la libertad de expresión, como se menciona en las noticias que se hacen eco de la decisión de la Mesa del Congreso.
Los Diputados dicen reivindicar sus derechos al secreto de las comunicaciones y a la intimidad. Pero en la casa pública de la democracia ambos deberían rendir cuentas al derecho a la información, salvo en casos muy personales y excepcionales, y no al contrario. Fuera de las Cortes y de cualquier acto público no debe ser así y por eso hay que condenar cualquier intromisión ilegítima en la vida privada o familiar de los políticos (véase el caso de las hijas de Zapatero). En los escaños debe haber muy poco que esconder. El ojo público debe fiscalizar la tarea de los parlamentarios para evitar que se repitan situaciones como las descritas en esta página enlazada.
Los periodistas del Congreso cada vez lo tienen más difícil, cada vez están más arrinconados en el salón de plenos. Ni siquiera pueden aprovechar la tribuna de público, que en muchas sesiones tiene asientos libres, aunque no tantos como el hemiciclo a primera hora de la mañana. Allí no se puede entrar con cámara, móvil ni cualquier otro aparato. Lo he vivido en primera persona: antes de subir a la tribuna te cachean y te vacían los bolsillos. A mí me dejaron entrar con un papel y un bolígrafo y parecía que me estaban haciendo un favor especial. Sin embargo, estas normas no son iguales para todos. En una de las fotografías oficiales del área de prensa del Congreso aparece el Presidente de la Junta de Extremadura con su móvil en la tribuna de público. Fue en la sesión de investidura, en la que tomó fotos que después subió a Twitter. Quizá tenga pase VIP.


A la vista de las circunstancias, cierro mi reflexión planteando una duda: si los ciudadanos no pueden hacer fotos en el Congreso y los fotógrafos ven limitada su autonomía profesional, ¿habría que prohibir también las fotografías "caseras" que hacen los diputados con sus iPhones o van a ser ellos los únicos que nos cuenten lo que pasa en el hemiciclo con libertad? Ojalá fuese verdad eso de que los periodistas formamos un cuarto poder, porque así podríamos hacer frente al corporativismo de sus señorías que, en casos como éste, corrompe la clase política.

martes, 27 de diciembre de 2011

Canal Sur y los extremeños


Mi vecina está contrariada, como le ocurre a muchas de las personas mayores de mi pueblo. Canal Sur ha dejado de verse en nuestros televisores. Desde hace dos décadas, en muchos lugares del sur de Extremadura la auténtica televisión pública es Canal Sur, más que la joven Canal Extremadura. Juan y Medio, Los Morancos, Arrayán, Se llama Copla... Nuestros abuelos pasan un buen rato con esta programación llena de tópicos andaluces. Desde una óptica periodística se critica mucho a estos contenidos audiovisuales. Pero la realidad nos recuerda que, si desaparecen de la parrilla, se robará una parte importante del ocio a un grupo muy grande de la población rural que tendrá dificultades para adaptarse a una hipotética televisión 2.0.
Se suele decir que Badajoz comparte raíces culturales con provincias limítrofes como Huelva o Sevilla. Con ejemplos como el que se describe, no lo dudo. Los extremeños no somos andaluces, pero ni me molesta ni me extraña que nos confundan. Al fin y al cabo, todos debemos sentirnos orgullosos de lo que somos, pero resulta indiferente de dónde seamos. Por todo esto, me viene a la cabeza aquel proyecto fallido que fue Canal Sur Extremadura. Tuvo una acogida aceptable de la audiencia en sus meses de emisión, entre finales de 2001 y mediados de 2002. En vez de crear una cadena autonómica propia, con todos los gastos y las dificultades que eso conlleva, tuvimos la oportunidad de integrarnos en una de las televisiones públicas más importantes de España por público y estructura empresarial. Pero una chapuza de Rodríguez Ibarra y su equipo de gobierno echó a perder la idea
Parece evidente que Canal Sur Extremadura tenía el objetivo de beneficiar políticamente al socialismo extremeño. Sin embargo, el servicio al poder es habitual en los medios públicos, por desgracia. Dejando a un lado la política, lo que nos importa como ciudadanos es que hoy podríamos tener dos televisiones extremeñas compartidas con Andalucía, Canal Sur y Canal 2. Así, muchos no tendríamos que hacer difíciles maniobras con las antenas para sintonizar una cadena que, guste o no, muchos sienten como suya.
* Por cierto, parece que se está haciendo todo lo posible para que Canal Sur vuelva a verse por aquí. Así que pronto estará disponible otra vez para amenizar las frías tardes de invierno.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Feliz Navidad, Ainhoa

No sé si ella pensaba pasar estas fiestas en Extremadura o en los campamentos saharauis. Pero seguro que no quería compartir estos días tan especiales con varios secuestradores o terroristas en un lugar indeterminado de África. La extremeña Ainhoa Fernández está en paradero y manos desconocidas desde el 22 de octubre, junto a sus compañeros Enric Gonyalons y Rosella Urru. Mientras tanto, en el Sahara se percibe una incertidumbre mayor a la habitual, debido a reivindicaciones de lucha armada que llegan desde un sector del Frente Polisario. Basándose en la primavera árabe, muchos prefieren morir de pie antes que vivir de rodillas al régimen marroquí. Están cansados también de esperar a que España haga algo en defensa del derecho a libre determinación del pueblo saharaui.
Mientras esperamos noticias positivas desde África, podemos conformarnos con leer este reportaje publicado en el diario HOY y elaborado por el buen fotógrafo y diseñador Lucas Garra. Entre otros asuntos, en este trabajo periodístico se describen las tareas de Amigos del Pueblo Saharaui de Extremadura, asociación a la que pertenece Ainhoa.
Desde la distancia, feliz Navidad, Ainhoa. Extiendo mis buenos deseos a todas las personas que viven una situación similar. Espero que podáis celebrar vuestra libertad lo antes posible. Como dice una canción del nuevo disco de El Desván del Duende, ya habrá tiempo de cantar "Villancicos en mayo", si hace falta. ¡Mucha fuerza!

domingo, 20 de noviembre de 2011

Elecciones generales 2011. Reflexión VII: Voto por un partido y por un mensaje


Lo tengo claro. No espero acabar el día con una sonrisa ni celebrar ninguna victoria. Al final de este 20 de noviembre seguiremos con la misma incertidumbre. La ley electoral seguirá siendo igual de injusta. Por eso, prefiero que mi voto tenga un doble valor, algo que no está al alcance de los miles de votos nulos y blancos que seguramente se depositarán en las urnas. He elegido votar por un partido y por un mensaje.
Mi decisión es pública: voto por un mundo más justo. Muchos dirán que no sirve para nada, y en parte tendrán razón. Los votos a los partidos superminoritarios no nos llevarán a ninguna revolución social, salvo catástrofe del bipartidismo. Pero yo sigo empeñado en pensar que merece la pena votar por aquello en lo que se cree y no por el partido que se cree que tiene opciones de poder.
Espero que todas las papeletas como la mía, de esas que cuesta encontrar en las cabinas de los colegios electorales, contribuyan a reforzar la moral de quienes sacan adelante los partidos pequeños. Porque lo hacen a pesar de que cada vez tienen más obstáculos legales y a sabiendas de que no tendrán un cargo público, ni siquiera un primo que les regale algún puesto de mileurista.
Gracias por seguir esta serie. Os deseo a todos que estos cuatro años pasen de la mejor forma posible. ¡Feliz legislatura!

sábado, 19 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión VI: Sobre votos útiles, inútiles y abstenciones

El único voto inútil es el que no cuenta. En mi opinión, se engloban en esta práctica insulsa el voto nulo y la abstención. Muchos piensan que el voto nulo transmite algún mensaje, pero para mí sólo significa dudas. Es imposible saber cuál es la verdadera intención de estos votos no válidos. Quizá en el recuento los vocales y presidentes de las mesas electorales puedan leer los originales mensajes que se meten en los sobres, pero eso es sólo una hipótesis. Después de la anécdota, esas papeletas erróneas quedan en el cajón del olvido. En cuanto a la abstención, ocurre más de lo mismo. No votar es no participar en el juego democrático. Pero las Cortes elegidas representan tanto al que vota como a quien no lo hace. Por eso, entiendo a quienes se abstienen por indiferencia o apatía, allá ellos. Pero no comparto la opinión de quienes defienden eso de no acudir a las urnas como medida de protesta.
Por otro lado, parece habrá muchas abstenciones obligadas en estas elecciones generales debido a la nefasta gestión del voto por correo. No sé si la culpa es de la Junta Electoral o de la propia Correos, lo que está claro es que muchos votos no han llegado a los domicilios de quienes los han solicitado. Cuando vemos por televisión cómo son las elecciones en los países en vías de desarrollo nos llama la atención ver cómo se marcan los dedos de los ciudadanos con tinta para controlar que no vuelvan a votar. Son prácticas comprensibles en esos lugares en los que la única opción es desarrollar el proceso electoral de la mejor forma posible. Pero no es admisible que en España se produzcan estas chapuzas en el voto por correo. Con las herramientas tecnológicas que tenemos, todo debería ser mucho más simple.
Espero que nadie se deje engañar por esa teoría del voto útil que empezaron a defender años atrás desde algunos partidos grandes, sobre todo desde el PSOE. Argumentaron que era un sinsentido votar a fuerzas minoritarias, porque no tenían opciones de estar en el poder. Y porque muchos lo creyeron, estamos como estamos: en una liga de dos en la que para el resto de equipos apenas hay alicientes. ¿Hablo de fútbol o de política?

viernes, 18 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión V: En tierra de nadie

Siempre se ha dicho que los grandes perjudicados de nuestro sistema electoral son los partidos de segunda fila, es decir, los que representan a una mayoría dentro de las minorías. Son todos esas fuerzas políticas cuya aspiración es ser campeones en la liga que se juega fuera del bipartidismo. También sueñan con tener poder de influencia para decidir de qué color será el gobierno.
En este grupo se suelen incluir unos partidos que no considero minoritarios: los partidos nacionalistas e independentistas. Creo que no encajan en esta clasificación porque cuentan con un importante apoyo en las comunidades autónomas en las que se presentan, que es incluso mayoritario en algunas ocasiones. Además, no son los perjudicados, sino los grandes ganadores en este injusto sistema de reparto de escaños.
Por ello, en esta reflexión me gustaría dedicar unas líneas a esos partidos infrarrepresentados que están en tierra de nadie y que antes del 20N son, en mi opinión, Izquierda Unida y Unión, Progreso y Democracia. Después, puede que las cosas cambien y que se una alguna nueva entidad política como Equo, pero eso está por comprobar. Además, su programa breve y poco preciso invita a pensar que le costará conseguir un asiento en las Cortes.
Izquierda Unida afronta la cita electoral con incertidumbre tras el cambio de  Llamazares, sin pena ni gloria, por Cayo Lara, todavía menos carismático. También ha influido en esas dudas la revuelta interna sufrida por el apoyo implícito de sus militantes al Partido Popular en la Asamblea de Extremadura. Teóricamente, en tiempos de crisis debería ser una de las formaciones en alza, pero la realidad es que el partido no es el mismo desde que Julio Anguita dejó la política en activo.. Sus estrategas han buscado el voto de los descontentos del 15M, pero no han conseguido beneficiarse mucho de este movimiento debido a su innato carácter apolítico.
En Unión, Progreso y Democracia saben que estas elecciones supondrán su confirmación o su fracaso. Todo lo que no sea mejorar claramente los resultados de 2008 condenará al partido a otros cuatro años sin relevancia política, a pesar del trabajo incansable de Rosa Díez. UPyD necesita ser algo más que el partido de esta ex militante socialista, necesita más representantes que le ayuden a consolidar una línea ideológica que hasta ahora ha trazado continuos vaivenes. Sin una mayor representación, el partido corre el riesgo de volverse intrascendente cuando la carrera política y el crédito de Rosa Díez se agoten.
Parece que los resultados de los partidos mencionados no serán determinantes para la formación del gobierno, pero sí serán muy importantes para la reformulación de la oposición y para que cada uno de ellos, en función al respaldo popular, sepa elegir la línea de actuación política más demandada por el ciudadano como alternativa al Partido Popular. Por ello, habrá que estar muy atentos para leer entre líneas los resultados de estas elecciones.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión IV: Esteban González Pons


Tengo mucha curiosidad por saber qué cargo tendrá Esteban González Pons en el nuevo ejecutivo. Desde la última legislatura, se le conoce por ser el auténtico perro de presa del Partido Popular, mucho más fiero que el Rubalcaba pre-Zapatero. Antes ya sabían de él en la Comunidad Valenciana, donde era uno de los hombres de confianza de Francisco Camps. Dentro de unas semanas, ¿será el Vicepresidente y Portavoz del Gobierno? ¿Será Ministro de Interior? ¿Será Ministro de trabajo para fomentar él mismo la creación de los tres millones y medio de empleos que anunció?
No sé qué será, pero espero que no sea lo que ha sido. Haré una pequeña enumeración de sus desacertadas posturas sobre diferentes asuntos de Estado. Ha sido unirresponsable por presionar a los miembros del Tribunal Constitucional, a pesar de que ha sido profesor universitario de Derecho Constitucional y conoce perfectamente la independencia de este órgano. Se hacomportado como un idiota por llamar de esta misma forma a las personas quesimpatizan con el PSOE. Ha jugado a ser cacique cuando ha atacado a un medio decomunicación público. Ha dificultado la gestión del Gobierno en pleno estado dealarma. Ha sido demagogo en muchas de sus intervenciones públicas.
Pero desde que las encuestas han reflejado la aplastante mayoría de su partido, González Pons se ha relajado. Sus últimas apariciones en los medios son mucho más amables que antes. Sonríe más y no ha generado titulares polémicos durante esta campaña. Ya no necesita morder al enemigo en cada rueda de prensa. Ahora prefiere tomarse un descanso antes de empezar a lamerse sus heridas, las que va a causarle el desgaste del poder y la responsabilidad. Espero que no encuentre a nadie en la oposición que le haga probar su misma medicina y así lo deseo por el bien de los ciudadanos y por el fin de esa crispación política que tanto nos divide, indigna y manipula.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión III: Mariano, hay que ponerse las pilas*

Las comodidades de estar en la oposición están a punto de terminarse para el Partido Popular. Tras ocho años de críticas destructivas, ha llegado la hora de ponerse el modo azul de albañil y empezar a construir. Dentro de unas semanas, su candidato será investido como presidente y, un segundo después de que se proclame su nombre, tendrá que tomar sus primeras decisiones importantes. Los típicos cien días de transición y tregua que se piden en todo cambio de gobierno, especialmente para reprochar la mala herencia dejada por el antecesor, no van a poder utilizarse como excusa en este caso. Las presiones de los mercados, las agencias de calificación, Alemania, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional o Estados Unidos van a caer a la vez sobre la espalda del renovado poder ejecutivo español.
Por todo lo anterior, el ciudadano, sea o no simpatizante de los populares, debe estar muy pendiente de lo que hagan sus nuevos gobernantes. De poco sirve apelar al “no nos representan” el día 1 de una nueva legislatura. Lo que hay que hacer es adoptar una actitud fiscalizadora similar a la realizada en los últimos meses. El objetivo de esta conducta no debe ser desprestigiar al Gobierno. Si éste lo hace bien, saldrá reforzado y las críticas caerán por sí solas. Pero será el ejecutivo el que caiga si todo sigue igual.
Se acabó la tranquilidad del despacho del partido y la oposición de salón. Se acabaron los viajes por los pueblos de España para besar a niños y mayores. En verano, quizá no haya tiempo para pasarse por la Vuelta a España. Y se acabaron las ruedas de prensa sin preguntas y el regate continuo a los periodistas. Ha llegado la hora no sólo de desvelar, sino también de poner en práctica esos planes misteriosos que prometen sacarnos de la coyuntura desfavorable.
Me da igual que Rajoy tenga la solución a nuestros problemas en su mente o que se la pasen en un papel y tenga que leerla. Lo único que quiero es que ejecute un buen plan de gobierno y que se parezca lo mínimo posible a quien lo señaló como sucesor en 2003: José María Aznar. Espero que el nuevo Presidente entienda que su pensamiento liberal y moderado no va a ser suficiente para salir a flote. El periódico británico The Times, tan prestigioso como conservador, también se lo ha dejado claro: Mariano, hay que ponerse las pilas.

* Asumo el riesgo de presuponer que el Partido Popular ganará las elecciones generales del próximo domingo. Si por sorpresa no es así, este texto perderá todo su sentido y me tocará rectificar estas palabras.

martes, 15 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión II: Lo mejor que le puede pasar a un socialista

Lo mejor que le puede pasar a un socialista de verdad es que el PSOE pierda las elecciones por una gran diferencia. Que consiga un resultado inferior al de las elecciones de 1979 (30,4% de los votos). Que algunos de sus barones den un paso atrás y se quiten del medio. Que se produzca alguna revuelta interna y que sus militantes vuelvan a sentirse de izquierdas.
Lo mejor para un socialista quizá no sea lo mejor para el PSOE entendido como “empresa política”, pero seguro que será muy positivo para el partido entendido como organización progresista. En mi opinión, la decadencia del socialismo español no es resultado de la crisis, global e inevitable en muchos asuntos, sino que se debe a cómo han reaccionado sus representantes políticos ante esta coyuntura desfavorable. Han mentido, han incumplido promesas, han ocultado hechos relevantes, se han contradicho, han reaccionado con mucho retraso ante nuevos problemas… Las hemerotecas pueden sonrojar varias veces a la gran mayoría de los ministros y al propio Rodríguez Zapatero. Insisto: quizá lo peor de esta crisis no sea la propia crisis, sino la incertidumbre generada por unas políticas inestables que a veces pensaron más en revalidar triunfo en las elecciones generales del 2012 que en minimizar los problemas del país, pero que finalmente no han conseguido ninguno de estos dos objetivos.
Hace mucho tiempo que Zapatero dejó de ser el principal problema del PSOE. Puede que pase a la historia como el peor Presidente del Gobierno de España, aunque ni mucho menos quedará como la peor persona que ha ostentado este cargo. Hay que reconocer que sin sus interesantes y valientes avances sociales no se podría reseñar casi nada positivo de esta legislatura. Pero eso de poco sirve y, además, él ya es historia: hace meses que empezó a deambular como un zombi político y cedió el mando a su sucesor. Ya en la declaración del estado de alarma de finales de 2010, Rubalcaba actuó como Presidente del Gobierno de facto. Dio la cara y puso el cerebro. Desde entonces, ha realizado unas “prácticas en la presidencia” en las que ha suspendido o, como mucho, ha conseguido un aprobado insuficiente para ganarse el puesto fijo.
A Rubalcaba siempre le pesarán varias cosas: que fue elegido como candidato socialista mediante un "dedazo" sin consenso en la organización o, lo que es peor, con consenso forzado y fingido; que en su dilatada trayectoria hay muchas luces y muchas sombras, pero las segundas siempre se recuerdan más; y que, para muchos, se encontraba en la recta final de su dilatada carrera política cuando decidió aspirar al puesto más alto. No es frecuente que para renovar un partido se coloque al frente a un político casi una década mayor que el anterior líder, y afirmo esto con todo el respeto a la experiencia de los más veteranos. Por ello, deduzco que esa renovación no se ha producido y muchos simpatizantes socialistas desencantados también piensan lo mismo.
El PSOE ha abandonado la izquierda y ya no le quedan ni los símbolos de ese pasado. Zapatero dejó de ir a Rodiezmo y en su lugar fue Alfonso Guerra, todo un ejemplo de político pasivo en retirada que vive de las rentas, aburguesado en su escaño del Congreso. Extremadura ha dejado de ser un feudo socialista. Parece que sólo un milagro salvará a Andalucía en 2012 de un descalabro del PSOE impredecible cuatro años atrás. ¿Qué más se necesita para empezar de nuevo? Fernández Vara, una de las voces más “independientes” del partido, dijo hace poco que si el 20N se produce una derrota grave, habrá una convulsión interna. Rubalcaba le contestó pidiéndole silencio y diciéndole que “un mal día lo tiene cualquiera”. Quizá él mismo tenga que aplicarse otras frases hechas: “el que avisa no es traidor” y “nunca digas nunca jamás”.
Tras un tiempo de constantes nubarrones, una fuerte tormenta amenaza a los socialistas. Una vez arrasada toda su obra, ellos serán quienes decidan cómo reconstruir su futuro. Espero que, por su bien y por la mejora de la calidad de nuestra política, decidan hacerlo a partir del contexto presente y no sobre las anacrónicas bases del pasado más reciente.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Elecciones generales. Reflexión I: Basta de márquetin en la política

Una campaña electoral más, somos testigos de cómo el juego político se aleja cada vez más de los intereses del ciudadano para acercarse al márquetin. Lo peor es que muchos se han acostumbrado a esta situación como si no fuera una realidad escandalosa. Los propios medios informativos hablan de las estrategias de comunicación de los políticos y del omnipresente papel de sus asesores de imagen, oratoria, directores de campaña… ¿De verdad no nos indigna que se legitime esta forma de “vendernos la moto”? Se dedica mucho espacio mediático a analizar el nudo de una corbata o la forma de mover las manos, pero se habla poco de la letra pequeña de los programas electorales, por ejemplo, que es lo realmente relevante.
Desde que la influencia del márquetin político norteamericano llegó a Europa décadas atrás, ya no votamos a la persona que creemos mejor formada para dirigir el país, sino al “Míster España de la política”. Se busca al hombre (ninguna mujer ha tenido opciones reales de ser Presidenta del Gobierno en nuestro país) más atractivo, al que mejor se desenvuelva en las distancias cortas y largas, independientemente de sus éxitos o fracasos políticos. Se puede llegar a lo más alto del poder ejecutivo sin saber idiomas, pero sí se exige a los presidentes una buena sonrisa y un buen eslogan. Últimamente, ni eso: basta con encajar bien en un traje caro, no fumar puros en público y no dar ruedas de prensa para no equivocarse.
Es evidente que todas estas técnicas que mezclan publicidad y propaganda favorecen siempre al bipartidismo. La publicidad y las técnicas de mercado que se cuelan en los medios son las de los grandes partidos. Mientras tanto, poco se sabe del estilismo de los principales candidatos de Equo, por ejemplo. Cada párrafo, cada minuto de vídeo que se dedica a reflexionar sobre el márquetin político, es espacio mediático regalado a partidos que son elefantes, porque pisan al pequeño hasta sin querer debido al apoyo de un periodismo frívolo o tendencioso.
Lo peor de todo es que la televisión pública se ha contagiado. En los días y momentos previos al insulso debate, Televisión Española dedicó demasiado tiempo a algo que, al contrario que la publicidad de terceros, no tiene prohibido: el autobombo. En los telediarios, las elecciones generales quedaron en un segundo plano ante la exaltación continua del cara a cara entre los candidatos de los dos partidos mayoritarios. El despliegue técnico de TVE y de la Academia de Televisión (entidad cuyo quehacer del resto del año se desconoce) fue excesivo e impropio de un programa tan simple y sobrio. Parece que no se cumplió con el principio de austeridad que debe rodear a todo lo público. Y lo peor es que el debate no tuvo vencedor ni derrotado y recibió críticas de muchos frentes. Como se esperaba, no sirvió para nada en lo político.
En estos tiempos, y con el chaparrón europeo que se nos viene encima, es más importante que nunca desarrollar un pensamiento crítico. Muchos están capacitados para ello y lo hacen continuamente, pero hay una parte de la población más asentada en lo intelectual que se deja llevar. Y una de las instituciones que marcan el camino del “rebaño conformista” es la de los medios de información. Por ello, no podemos permitir que éstos normalicen conductas “borreguistas” que adormecen a la ciudadanía y hagan normal lo indignante. Si los partidos siguen empeñados en engatusarnos con anuncios y frases bonitas, que no encuentren eco mediático, porque no lo merecen y nuestra democracia tampoco. Cerremos la puerta al márquetin en política. No dejemos que nos vendan la moto.

A escribir de nuevo: Elecciones Generales 2011

Sevilla da muchos quehaceres y quita mucho tiempo. Por eso, he estado fuera de este blog durante muchos, demasiados días. Sin embargo, ha llegado la hora de escribir de nuevo. Esta semana hay Elecciones Generales, y qué menos que dedicarle un texto por día hasta el 20N. No hay excusas. En las próximas entradas publicaré algunas reflexiones personales sobre diferentes asuntos relacionados con la campaña electoral y sobre el presente y futuro político de nuestro país. Espero que sean del interés de alguien y que me dejéis algún comentario, especialmente si hay confrontación de ideas. ¡Un saludo y gracias por pasar por aquí!

viernes, 23 de septiembre de 2011

23 de septiembre: Día Internacional contra la Prostitución, la Trata y el Tráfico de Personas con Fines de Explotación Sexual

Como indica el título de esta entrada, hoy es el día que todos los años se dedica a denunciar con especial énfasis la lucha la prostitución y la explotación sexual. Quiero sumarme a esta causa a través de la acertada campaña de concienciación que ha realizado el Ayuntamiento de Sevilla. Me ha llamado la atención encontrarme decenas de carteles y folletos con la imagen de arriba repartidos por los principales núcleos urbanos de la prostitución en Sevilla, como la calle Santo Domingo de la Calzada situada en el corazón del barrio de Nervión.
Miles de personas consumen prostitución. El alquiler de cuerpos mueve muchos millones de euros al día. Y, no debemos olvidarlo, muchos medios de comunicación publicitan esta forma de explotación humana, por lo que son cómplices de una actividad alegal pero denigrante. Paremos esta lacra.

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Sevilla, año 9

Acaba de empezar el noveno año de mi vida en Sevilla. Toca ponerse al día. El otoño ha llegado, pero el verano todavía no se ha ido y amenaza con quedarse unas cuantas semanas más. Acaba de salir del ayuntamiento un teórico gobierno de izquierda para dejar paso a un teórico gobierno de centro-derecha. Las bicicletas públicas de alquiler ahora llevan cajas de Cruzcampo en vez de cestas. Betis y Sevilla han empezado bien la temporada, aunque los sevillistas todavía están digiriendo el disgusto de la eliminación en la Europa League.
En la Universidad de Sevilla, también intentan asimilar que su proyecto para construir una gran biblioteca en los jardines del Prado es ilegal. Algunas empresas públicas, como Tussam y Giralda Televisión, se asoman a un abismo por culpa de gestiones nefastas. La jueza Mercedes Alaya sigue sacándole los colores a la Junta de Andalucía, Mercasevilla y a Manuel Ruiz de Lopera. Y la Duquesa de Alba se va a casar en unos días, si la crisis no se lo impide.
En resumen, en la vida pública hay muchas novedades, pero todo sigue igual. En lo personal, espero que ocurra algo parecido: que pasen muchas cosas, pero que todo siga igual de bien.

miércoles, 7 de septiembre de 2011

El gobierno extremeño del cambio... En carteles y membretes

Mañana es 8 de septiembre, día de Extremadura. Será la primera fiesta de nuestra región con José Antonio Monago al frente de la Junta de Extremadura. Perdón, quise escribir al frente del Gobierno de Extremadura, porque así es como se llama la institución desde hoy, según un decreto publicado en el Diario Oficial de Extremadura.
Parece que el Partido Popular extremeño quiere enterrar en el olvido todo lo que pueda recordar a los más de veinte años de gobierno socialista. Seguro que muchos cambios son acertados, pero creo que hay otros que no tienen sentido ni siquiera de cara a la galería. ¿Para qué sirve cambiar el nombre de nuestro gobierno o darle más importancia al escudo extremeño en la imagen corporativa? Según el decreto, esta medida no va a suponer aumento en el gasto público. Los objetos consumibles con la imagen anterior se seguirán usando hasta fin de existencias. Sin embargo, según el mismo decreto, bienes de larga duración como los vehículos oficiales, las señales y carteles y los uniformes tendrán que llevar la nueva imagen antes de que pase un año.
Me llama la atención la celeridad con la que los políticos emiten algunas disposiciones normativas sobre asuntos que no tienen nada que ver con las reivindicaciones ni con las necesidades de los ciudadanos. Hechos como éste dan lugar a muchas especulaciones en mentes apocalípticas como la mía. Por lo pronto, a partir de ahora estoy interesado en saber qué empresa se encargará de la actualización de la imagen corporativa de Extremadura. Espero la respuesta.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Vicios y otros riesgos evitables

Soy uno de los españoles que se alegraron con la entrada en vigor de la llamada ley antitabaco. Mi concepto de la libertad pasa por hacer lo que uno quiera siempre que no se perjudique al prójimo. Puede haber excepciones, siempre que la acción enjuiciada se realice por una causa noble, sea imprescindible y el beneficio sea mucho más importante que el daño. Por eso, me alegro cada vez que suben los impuestos al tabaco o a cualquier otra droga legal. Me parece estupendo llenar las arcas del Estado (que somos todos) gracias a quienes deciden perjudicar su salud de forma voluntaria.
Además del "tabaco sí, tabaco no", otro debate público típico de suplementos dominicales es el que gira alrededor de la tauromaquia. Soy partidario de una abolición o reformulación de los espectáculos taurinos de forma que se respete más al toro. Y no defiendo esto por desconocimiento de la fiesta nacional, precisamente. Me he cansado de aportar argumentos para defender mi postura, por lo que me niego a ofrecer alguno más. Los de izquierdas dicen que es cultura. Los de derechas alegan que es tradición. Y todos piden que se respete su libertad a disfrutar de un supuesto arte y recuerdan que los animales no tienen derechos. Me parece estupendo, pero no pienso así. Y, de forma excepcional, en este asunto soy de mente cerrada y reaccionario.
El caso es que los espectáculos taurinos han sido un tema habitual en la crónica de sucesos de este verano. El pasado domingo se sumó otra víctima en la lista negra de las fiestas populares españolas. Descanse en paz, pero tengo la impresión de que cada mala noticia sigue siendo una anécdota. Nada va a cambiar en los próximos años. Miles de personas se pondrán delante de uno o varios toros sin la preparación física o psicológica (si es que la hay) necesaria para hacerlo. Se jugarán la vida innecesariamente y nadie podrá evitarlo, porque hay que respetar su presunta libertad para hacerlo.
Con este panorama, quiero hacer una comparación. El equipo de fútbol de mi pueblo juega en la última categoría. Sus jugadores son aficionados al deporte, no profesionales. Cada uno de ellos debe pagar, obligatoriamente, una cuota anual de 78 euros como seguro médico. Mientras tanto, en otros pueblos de España algunos valientes dedican unos días al año a regatear toros. Son aficionados al riesgo. Los ayuntamientos sufragan estos festejos y las heridas causadas las pagan la sanidad pública (que somos todos) y las familias, con su dolor. ¿Es justo?

sábado, 3 de septiembre de 2011

El termómetro político de Extremadura


Los políticos extremeños han vuelto al trabajo. O, al menos, se han terminado sus vacaciones. El pasado jueves 1 de septiembre se celebró el primer pleno de la Asamblea de Extremadura. Esa primera sesión de "la vuelta al cole" fue poco más que una votación pública. El orden del día comenzaba con la aprobación unánime de una declaración contra la violencia de género. El texto fue leído, se le dio el visto bueno por asentimiento y a otra cosa, mariposa. Ni siquiera se escuchó el aplauso, que parecía pertinente. Su repercusión mediática ha sido mínima, y es normal: todos los ciudadanos sobreentienden que las tres fuerzas políticas de nuestra Asamblea (PP, PSOE e IU) están contra la violencia de género. No se necesitan declaraciones de cara a la galería para reafirmar algo que ya se sabe.
En el pleno del jueves, dos diputadas juraron el cargo, una del PP y otra del PSOE. Esta última lo hace en sustitución de Francisco Fuentes Gallardo, el sobrino de Alfonso Gallardo, que continuará en política, en la luz y en la sombra, como senador por Extremadura. Pero los puntos más polémicos que se trataron fueron los relacionados con la Corporación Extremeña de Medios Audiovisuales (CEXMA). Por un lado, se nombraron a los 9 miembros del nuevo Consejo de Administración (4 propuestos por el PP, 4 por el PSOE y 1 por IU). Me llama la atención que todos los elegidos pertenecen al partido que los ha propuesto y que sólo dos de ellos tienen alguna vinculación, siempre política, con el mundo de la comunicación.
El PP también propuso a Beatriz Maesso como nueva Directora General de CEXMA. Sin embargo, no recibió el apoyo de 3/5 de la cámara, por lo que no pudo ser elegida en la primera votación y deberá esperar a la mayoría absoluta en el próximo pleno. Por tanto, el PP necesita el apoyo de IU para conseguir que su propuesta triunfe. Mientras continúa la negociación, desde el PSOE se está lanzando el mensaje de que Beatriz Maesso pertenece claramente a la órbita mediática del PP. El debate continúa en las redes sociales. En mi modesta investigación cibernética, lo único llamativo que he podido descubrir es que trabaja en la productora New Atlantis y que ha intentado ganarse unos euros en la empresa de venta piramidal Agel. También he accedido a su cuenta en Twitter, de la que se concluye que debe ser, como mínimo, simpatizante del Partido Popular:
Espero que, sea cual sea el elegido para el cargo más importante de CEXMA, los medios públicos extremeños sigan siendo un ejemplo de pluralidad y sigan mejorando en la misma línea. Y, sobre todo, que no tiendan a parecerse a los medios públicos de otras regiones gobernadas por el PP, como Madrid o Comunidad Valenciana.

En cuanto al presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, ha empezado septiembre con muchas ganas de hablar con el líder de la oposición, Guillermo Fernández Vara. Nada más terminar el pleno, Monago fue hasta el escaño del expresidente para conversar con él. No creo que le preguntara por sus vacaciones en Ayamonte. Sus rostros me llamaron la atención: Monago se mostró muy expresivo y daba la impresión de que tenía muchas cosas que contar; Fernández Vara estuvo muy serio, se limitó a escuchar sin mirar a la cara a Monago y sólo habló al final del coloquio. Minutos después, el líder socialista declaró ante los medios que no acudirá a un desayuno organizado por el presidente de la Junta para la semana que viene, al que está invitado junto al presidente de la Asamblea y a los portavoces de PP, PSOE e IU. Fernández Vara no quiere asistir a convocatorias que sólo sirven "para hacerse la foto", pero está a disposición de Monago para reunirse sólo con él en privado en una fecha que les venga bien a ambos.
Espero que los dos líderes políticos hayan empezado el curso con ganas de trabajar por Extremadura, cada uno desde su papel. Espero que sepan poner de su parte para mejorar los preocupantes datos de déficit que amenazan a Extremadura en 2011. El partido que gobierna es quien más puede hacer, pero IU y PSOE no pueden lavarse las manos desde una oposición constructiva. Que la crispación siga de vacaciones.

martes, 30 de agosto de 2011

¿Quieres ser periodista sin estudiar Periodismo?


Pues haz el máster de la foto. Esa es la respuesta que esperan los que manejan el dinero en El País y Prisa. 11.300 € es la cantidad que separa a licenciados en cualquier disciplina de su posible sueño de ser reconocidos como periodistas por el periódico de información general más vendido en España. No quiero criticar a los licenciados que deciden hacer este máster, pues sólo se aprovechan de una coyuntura favorable y del desprestigio de la profesión periodística. Pero sí quiero pedir explicaciones a sus organizadores y a las asociaciones de periodistas, por permitir publicidad engañosa como la de este ejemplo. Imaginemos que cambiamos periodista por otra profesión: ¿Eres licenciado y quieres ser economista? ¿Eres licenciado y quieres ser médico? Sería un escándalo.
La pregunta es la de siempre: ¿por qué no puedo ejercer la abogacía ni en el turno de oficio a pesar de que conozco y he estudiado muchas leyes y conozco perfectamente el Derecho Procesal? ¿Por qué para tener derecho a presentarme a unas oposiciones de profesor de secundaria tengo que hacer un máster oficial de un año que no sirve para nada? ¿Por qué no pueden contratarme en un hospital para hacer las labores sencillas de enfermería a pesar de que tengo muchos conocimientos y prácticas en primeros auxilios y atención primaria? La respuesta es la siguiente: porque todas las profesiones exigen una formación específica profunda y tutorizada y porque todas las profesiones ponen barreras corporativistas que impiden la entrada de profesionales válidos pero ajenos al gremio.
Si seguimos permitiendo hechos como los descritos, los periodistas no vamos a ninguna parte. Lo peor de todo es que la mayoría de las veces hay que dar la razón a quienes defienden el intrusismo como algo normal. Porque en los cuatro años de formación del Grado en Periodismo (antes cinco años en la Licenciatura en Periodismo) muchos no aprenden o no aprendemos a ser periodistas. Pero, en esos casos, creo que no hay máster que lo arregle.

domingo, 28 de agosto de 2011

La promesa incumplida de Rosa Aguilar

La hemeroteca es una de las mejores armas que tenemos para defendernos de las falsas promesas de los políticos. En esta ocasión, quiero recordárselo a Rosa Aguilar, ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino y ex alcaldesa de Córdoba.
En abril de 2009 se publicó por primera vez una revista gratuita llamada Mujer innovadora. Creo que es una de esas publicaciones que son como el río Guadiana: aparecen y desaparecen. El caso es que uno de los contenidos estrella de ese primer número era una entrevista a Rosa Aguilar, alcaldesa de Córdoba a mitad de legislatura en aquel momento. Así se anunciaba en portada:

La entrevista era algo parecido a un publirreportaje de la candidatura de Córdoba para ser Capital Europea de la Cultura 2016, con página de publicidad incluida. Hasta aquí todo normal, pero ahora empieza lo llamativo. La entrevista se titulaba con unas declaraciones de Rosa Aguilar: "Mi futuro se llama Córdoba".

En el cuerpo de la entrevista, se preguntaba a Rosa Aguilar por su futuro. Ésta contestaba que su futuro se llamaba Córdoba y que con esa ciudad tenía un compromiso que iba a cumplir y que cuando lo hiciese se dedicaría a su otra profesión, la abogacía.

En el mismo mes en el que se publicó esta entrevista, Rosa Aguilar dejó la alcaldiá cordobesa y se unió al gobierno socialista de la Junta de Andalucía como consejera de Obras Públicas y Transportes. Fue un fichaje sorpresa del presidente andaluz, José Antonio Griñán. Todas las partes implicadas insistieron en que Rosa Aguilar se incorporaba al ejecutivo autonómico como independiente, por lo que no se vinculaba al PSOE. ¿Su futuro dejó de llamarse Córdoba? La ciudad quedó estupefacta al conocer la noticia. Lo mismo ocurrió entre los dirigentes de Izquierda Unida. Rosa Aguilar era la única alcaldesa de ese partido en una ciudad importante española.
¿Por qué prometió algo ante la ciudadanía y lo incumplió a los pocos días? Las generalizaciones son malas, pero con los antecedentes que hay ¿qué credibilidad tiene una promesa política? Como todos saben, en octubre de 2010 el PSOE "ascendió" a Rosa Aguilar al puesto de ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Su independencia política estaba cada vez más en entredicho. Pero actualmente no hay dudas: es una socialista de las que mandan. En las próximas elecciones generales, Rosa Aguilar quiere encabezar la lista del PSOE por la provincia de Córdoba. Ante esa situación, su antigua rival política Carmen Calvo (ex ministra de Cultura) ha anunciado que no quiere compartir lista con ella por coherencia política. Y lo veo normal. Es de hipócritas trabajar codo con codo con quien ha sido tu enemigo, como si nada hubiera pasado. Se perdona pero no se olvida, y así no se puede planear un futuro en común en política. El votante no merece sufrir las consecuencias de esa tensión.
No me gustan los políticos que cambian de cargos como de traje y dejan a medias una labor para la que fueron elegidos por la mayoría de un pueblo. Tampoco me gustan los políticos que insisten en prometer cosas que no saben si van a poder o querer cumplir. Lo veo como una forma demagógica de dar buena imagen ante la ciudadanía. Pero, lamentablemente para los políticos y afortunadamente para la verdad, existen las hemerotecas. Y este ha sido un buen ejemplo.

Actualización: incluyo otro enlace de hemeroteca con otra entrevista a Rosa Aguilar.
*Esta entrada también ha sido publicada en el blog En cordobés, de mi buen amigo Rafa Ávalos.

Termina el Festival de Mérida más polémico

Esta noche termina la edición 57 del Festival de Mérida, la cita cultural más importante de los veranos extremeños y una de las mejores herramientas para promocionar nuestra región. La austeridad, el cambio de color político en Extremadura y la polémica han influido notablemente en la repercusión mediática del evento.
Si se le pregunta por este festival a alguien que no haya disfrutado de su oferta artística, dirá de él que ha sido un desastre que sólo ha provocado problemas económicos y religiosos. En mi opinión, no es así. He tenido la oportunidad de ver dos buenas obras de esta edición, concretamente dos de las tres versiones de Antígona. He leído buenas críticas y también han llegado a mí valoraciones positivas de amigos que han asistido a microconciertos o a alguno de los monólogos "Mano a mano", que han estado protagonizados por artistas consagrados como Carmen Machi.
Me parece que los problemas surgidos este año no son culpa de intérpretes ni de directores, sino que vienen de arriba, de personajes políticos y politizados que se han erigido en protagonistas a pesar de que ni siquiera se les había concedido un papel secundario. Sin duda, la polémica más importante se creó a partir de la retirada de una foto de una exposición paralela al festival por atacar a la integridad moral de los cristianos. Yo no me sentí atacado y creo que ninguna persona razonable debería escandalizarse por una simple foto. Pero hay gente integrista que, ante la duda, emprende cruzadas y es capaz incluso de romper la foto censurada en el libro recopilatorio de la exposición, que se muestra en la taquilla del Festival. Aquí la prueba:

A partir de esa foto, políticos del Partido Popular aprovecharon para criticar abiertamente a la organización del festival y a su directora, Blanca Portillo, amiga del anterior presidente Guillermo Fernández Vara. Creo que personas como Luis Alfonso Hernández Carrón, portavoz del PP en la Asamblea de Extremadura, no han debido pisar el Teatro Romano de Mérida y por eso sólo se quedan con lo negativo, con lo que sale en las televisiones nacionales, y no con lo que realmente ha pasado en el festival.
Pero la directora Blanca Portillo (en funciones, ya que ha anunciado que no seguirá) también se equivocó, siempre según mi opinión. Con el festival en marcha, se quejó por los problemas económicos en la organización. Muchos le han reprochado que no lo hiciera unas semanas antes, cuando el PSOE estaba todavía al frente de la Junta de Extremadura. Después de esta experiencia en los despachos, seguro que Blanca prefiere dedicarse plenamente a explotar sus cualidades como "animal de los escenarios".
¿Qué pasará en 2012? ¿Quién estará al frente del Festival? Con el PP en el gobierno autonómico, ¿se volverán a hacer adaptaciones de obras clásicas que tengan a la Guerra Civil como escenario histórico? ¿Habrá más polémicas? En 12 meses, lo hablamos.

sábado, 27 de agosto de 2011

Justicia para las víctimas del accidente de Spanair y seguridad aérea

El pasado sábado se cumplieron 3 años del trágico accidente de un avión de Spanair en el aeropuerto de Barajas. 154 personas murieron y sólo 18 pudieron salvar la vida en aquella triste jornada. La investigación para buscar las causas del accidente todavía sigue abierta. Los últimos informes de parte, aportados por Spanair, apuntan a la empresa aeronáutica Boeing como responsable del siniestro. Paralelamente, las conclusiones del Ministerio de Fomento señalan a los pilotos.
No sé si lo habrán hecho conscientemente, pero parece que Fomento y Spanair se han puesto de acuerdo para tirar balones fuera. Ninguno de los dos quieren asumir su parte de culpa a pesar de que el avión estrellado operaba con un permiso de vuelo caducado, entre otras irregularidades. Parece que siempre se repite la misma historia cuando se produce un accidente grave en un medio de transporte. Antes casi de la ayuda médica, los políticos ya han prometido esclarecer los hechos e indemnizar a las víctimas. Pasa el tiempo y el suceso va quedando en el olvido, por lo que se le va restando importancia. Nadie quiere "cargar con el muerto". Al final, se conceden compensaciones irrisorias, y que nadie se queje.
Si no hay una investigación realmente independiente y estricta sobre un accidente con estas consecuencias, si no hay indemnizaciones y sanciones ejemplares para los responsables, será difícil resarcir con justicia a las víctimas y sus familiares. Y será difícil también concienciar sobre la importancia de la inversión en seguridad que deben hacer las compañías de transporte y el Estado. Si las negligencias siguen costándoles "cuatro duros" a las empresas, no creo que éstas renuncien a beneficios por acercarse más al 0% de siniestros.
Dicen que el avión es el medio de transporte más seguro. Pero sus escasos percances son siempre los más trágicos. Un accidente aéreo siempre será demasiado.

jueves, 25 de agosto de 2011

¿Por qué una reforma constitucional por vía de urgencia?

Al final de la entrada anterior de este blog se planteaba una pregunta: ¿por qué hay que tramitar la reforma constitucional por vía de urgencia si se prevé que lo reformado no entre en vigor hasta 2018 o 2020? ¿Por qué hay que hacerla justo antes de unas elecciones generales en las que se va a renovar o no la legitimidad de nuestros representantes públicos? Tengo una teoría que sé que comparto con muchos otros españoles.
Una de las respuestas oficiales a estas preguntas es la que aporta Miguel Ángel Valle (@MAngelvm), político del PP, en Twitter: "El BCE ha comprado 14.291 millones de deuda. Si no, estaríamos en quiebra. (La reforma) Es un gesto a cambio de respiración asistida". Esta respuesta sigue sin responder a mi pregunta. Si lo que se necesitaba era un gesto, ¿no era suficiente con anunciar la predisposición de los dos grandes partidos para realizar la reforma a corto plazo, evitando las prisas de la tramitación express?
PSOE y PP tienen muchas dudas sobre lo que puede pasar el próximo 20 de noviembre. Parece seguro que los dos partidos seguirán dominando las Cortes y es más que probable que el PP pase a ser la primera fuerza política en España. Pero ¿tendrán los votos suficientes para seguir ocupando más del 90% de los escaños en el Congreso de los Diputados? ¿En qué grado aumentará el poder de los partidos nacionalistas y de UPyD? ¿Qué pasará con Sortu? ¿Conseguirán los separatistas de Bildu los 4 escaños o más previstos en los sondeos?
¿Cuáles son los planes del movimiento Democracia Real Ya antes del 20N? ¿Cómo influirán esas acciones sociales en el electorado? ¿Se producirá por fin un rechazo al duopolio PSOE-PP? Todas estas preguntas son dudas para los dos grandes partidos. Y esta incertidumbre es la culpable de que ambos tengan prisa para iniciar una reforma que les conviene en un momento en el que pueden decidir cómo hacerla por ellos mismos, sin la necesidad de reclutar el apoyo envenenado de terceros partidos. Para PSOE y PP sería peligroso depender de votos nacionalistas, por ejemplo, para una reforma constitucional. Seguro que la contrapartida sería muy perjudicial para el statu quo de las autonomías sin nacionalismo.
Hay mucha prisa, muchas dudas y mucho miedo a un cambio de ciclo en nuestra rutina política bipartidista. Si no, ¿cómo iban a ponerse de acuerdo socialistas y populares en un clima de desencuentro general y sólo tres meses antes de unas elecciones anticipadas?

miércoles, 24 de agosto de 2011

Una reforma constitucional con nocturnidad y alevosía

He escuchado decir muchas veces a mis profesores de Derecho Constitucional que reformar nuestra Constitución es algo difícil e improbable a corto plazo. Esa idea se comparte en muchas tertulias periodísticas y políticas. Toda constitución está concebida como una norma suprema cuyo objetivo es perdurar lo máximo posible, mientras la vigencia de sus preceptos en la sociedad lo justifique.
Algunos de sus artículos se han discutido casi desde su entrada en vigor, desde los últimos días de 1978. La sociedad se ha mostrado favorable a reformar la Constitución para evitar la supremacía masculina en la sucesión de la corona. Los políticos también han planteado muchas veces la necesidad de aclarar el esquema del Estado de las Autonomías en nuestro texto constitucional. Sin embargo, estas dos reivindicaciones no han culminado en una reforma por falta de necesidad inmediata y por falta de acuerdo entre “realidades nacionales”, respectivamente.
La sorpresa para un buen número de ciudadanos es que la única reforma constitucional que, según parece, va a producirse es para establecer un máximo de déficit público. Sus impulsor, el Gobierno, quiere llevarla a cabo como broche final de una legislatura nefasta y en un momento de indignación general con las dos fuerzas políticas que van a votar favorablemente esta propuesta, PSOE y PP. Es evidente que esta reforma no es fruto del clamor popular.
El procedimiento será jurídicamente irreprochable, pero los políticos se olvidan de que, más allá de lo que es legal o no, están abordando con ligereza el libro sagrado de nuestra democracia. Cuestiones tan importantes como una propuesta de reforma constitucional deberían ser presentadas en los programas electorales de los partidos interesados. Ninguna fuerza política avisó en 2008 de que defendía este cambio legislativo. Por ello, los que apoyan la reforma deberían, como mínimo, explicar mejor sus intenciones y esperar a las elecciones del 20 de noviembre para saber si cuentan con el apoyo de la ciudadanía. Todo lo que no siga esos pasos, es para mí una reforma constitucional hecha con nocturnidad y alevosía. Y una bajada de pantalones, que no ha sido autorizada por los españoles, ante las instituciones financieras que campan a sus anchas por el mundo.

Actualización: la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha insistido hoy en que el límite al déficit público no tendrá efecto hasta 2018 o 2020. En ese caso, ¿por qué hay que tramitar la reforma por vía de urgencia?

lunes, 22 de agosto de 2011

Mejorar la profesión periodística

Los periodistas estamos acostumbrados a que nos humillen. Últimamente, a la humillación laboral se suma la física con demasiada frecuencia. Véase todo lo que ha pasado desde el 15M (ejemplo 1 + ejemplo 2). Desde mi punto de vista, el panorama es difuso. Cada vez que veo una agresión a un periodista en algún vídeo aislado, no sé si está justificada por alguna provocación o actitud previa, aunque no lo creo. Tampoco sé si el periodista es un profesional de la comunicación acreditado o es un simple ciudadano que cree ser periodista por twittear un evento en directo o por tener una cámara de fotos.
Ante estas dudas, creo necesarias algunas reivindicaciones inmediatas, que no están dirigidas a entidades como las asociaciones de prensa. De entrada, me río de cómo algunas de estas asociaciones defienden los derechos de los periodistas (entrada gratuita en el parque de atracciones Isla Mágica, por ejemplo). Mis propuestas irían destinadas a los representantes políticos y sindicales y son las siguientes:
-Hay que poner en marcha un registro nacional y gratuito de la comunicación en el que deban inscribirse todos los medios de comunicación que quieran actuar como tales (sean RTVE o un blog) y todos sus periodistas (sean Iñaki Gabilondo o éste que les escribe).
-Para trabajar como periodista en lugares públicos (en la calle, actos públicos, manifestaciones...) debería ser obligatorio tener un título que lo acreditase (o estar en proceso de conseguirlo) y estar inscrito en el registro anterior. Todos estos periodistas registrados dispondrían de una acreditación con la que justificar su profesión ante las autoridades que lo soliciten. Con esa acreditación, no se podría impedir el acceso a ningún lugar o acto público, a menos que cuestiones justificadas de aforo o condiciones muy especiales de seguridad lo impidiesen. La Policía ya no tendría excusa para impedir el trabajo del periodista.
-Todo ciudadano puede hacer de periodista. Pero debe tener claro que no es periodista, sino que sólo está imitando a un periodista. Y también debe saber que no puede acceder a los sitios reservados para los periodistas. Escribir en un blog desde hace años o tener y manejar muy bien una cámara de fotos profesional no convierten a nadie en periodista. Y propongo esto sin olvidar que todo ciudadano tiene derecho a expresarse libremente, según se establece en nuestra Constitución.
-Hay que crear un colegio o alguna organización nacional con otro nombre que defienda especialmente los derechos de TODOS los periodistas registrados y reconocidos como tales, paguen o no una cuota como socios. Las asociaciones de la prensa son insuficientes.
Es evidente que en estas propuestas se pueden hacer muchas matizaciones, pero, en mi opinión, son un buen punto de partida para mejorar la profesión periodística y defender nuestros derechos. Eso sí: sin olvidar que el ciudadano, como tal, también  tiene unos derechos fundamentales que deben ser respetados por todos y, especialmente, por autoridades públicas como los agentes de Policía.

sábado, 20 de agosto de 2011

La atención al público / El cliente siempre tiene la razón

Ya estaba tardando mucho en dedicarle una entrada a la crisis, entendida como concepto genérico que define la situación de nuestra sociedad. En estos últimos días me he movido por varios puntos del sur de España y he sido testigo de cómo el cliente, el consumidor, el ciudadano, en definitiva, aquél que está llamado a invertir, a consumir o a emprender, se encuentra obstáculos en su quehacer cotidiano. Son pequeñas trabas que pueden parecer insignificantes por separado, pero que se han acumulado en mi pensamiento en un periodo de tiempo demasiado corto:
-Llegas a un establecimiento y avisas de que vas a pasarte en un rato a recoger un pedido que acaba de llegar, porque tienes otras cosas que hacer antes. Te contestan que "vale, pero no te vayas a pasar a las dos menos cinco porque a las dos se cierra". Pues eso, se cierra a las dos, y no a las dos menos cinco.
-En una tienda de franquicia, entras para cambiar un reloj que no funciona y que acabas de comprar en Portugal, en otra tienda de la misma marca. Antes de mirar siquiera el reloj, la dependienta llama a su compañera porque cree que no tiene la obligación de actuar como servicio técnico si la compra se ha realizado en otro país. Toda esta consulta se realiza delante del cliente. Como era de esperar, estaba equivocada y termina arreglando el reloj (cambiándole la pila) a regañadientes.
-Vas a una librería especializada a comprar un libro conocido y que se vende bastante y te encuentras con que no lo tienen. Además, te explican que no lo van a pedir a la editorial hasta dentro de unos meses, porque ahora están "muy liados con los libros de texto y otros asuntos". 
-Una pareja llega a un restaurante no muy concurrido de una localidad turística. Todas las mesas de dentro del local están sin ocupar. En la calle, hay pocas mesas y sólo una libre con espacio para cuatro personas, con una agradable temperatura. Cuando la pareja pide permiso para sentarse al camarero, éste les sugiere que se sienten dentro, porque se está mejor, o que esperen fuera un rato para que queden libres más mesas o alguna mesa más pequeña. La pareja, tan sorprendida como indignada, se va a otro restaurante.
-Voy a una Comisaría de Policía para conseguir la clave necesaria para usar el DNI electrónico. Después de varios minutos de espera en unas máquinas lentas, me paso por el mostrador de expedición de documentos oficiales para consultar unas dudas sobre el uso del DNI electrónico y del certificado digital de indentidad, asuntos bastantes enrevesado. Pero dicen que allí no saben nada y que lo único que me puede informar de algo es la máquina. Y luego querrán los políticos que mis abuelos usen la administración electrónica.

Todos los ejemplos expuestos son, en mi opinión, indicios de que algo se está haciendo mal en el sector servicios, del que tanto dependemos y del que tanto esperamos para salir de nuestra crisis global. Por ello, lanzo un mensaje para los aludidos: a ponerse las pilas, que para eso os pagan.

martes, 16 de agosto de 2011

Jornada Mundial de la Juventud y desinformación

La próxima visita del Papa a Madrid con motivo de la Celebración de la Jornada Mundial de la Juventud ha hecho que varios medios nacionales hayan puesto en marcha hace días un seguimiento especial a esta cita. Hay tres periódicos que están informando con especial intensidad sobre la JMJ: La RazónABC, por parte del sector católico (de La Gaceta prefiero no decir nada), y Público, en el bando "anti". La Razón, que incluye en sus páginas cada domingo una edición de L´Osservatore Romano, se ha convertido prácticamente en el diario oficial de la JMJ, con una defensa acérrima del evento y de la Iglesia realizada por algunos de sus pesos pesados, como Alfonso Ussía.
Sin embargo, las informaciones más absurdas están en otras cabeceras. Hay dos noticias de publicación reciente que me sorprenden y desconciertan en la misma proporción. ABC destaca en la portada de su edición digital que "Benedicto XVI degustará Horchata de Chufa de Valencia en su visita a Madrid". Este hecho noticioso debería ocupar un breve en la prensa valenciana. Sin duda, es una gran noticia, pero en Público no le van a la zaga. En este periódico también le han dedicado un lugar especial en su web a una "catástrofe" protagonizada por un joven católico: "Un peregrino, corneado por una estatua". No se asusten, lo que ha ocurrido en realidad es que el chaval, mientras se hacía una foto, se resbaló y se golpeó con un monumento a los encierros que hay en Pamplona. 
Según el ideario de estos dos periódicos, parece que todo vale para defender o atacar la visita del Papa. Cualquier chorrada es noticia. Me hace gracia que algunos periodistas digan que no hay espacio o tiempo para tratar otros hechos de la actualidad que, sin embargo, son realmente importantes para millones de personas. Claro, es que un peregrino se ha caído en Pamplona mientras Benedicto XVI bebe horchata, y eso hay que contarlo.